Tic tac

Josep Maria Baraut Bach · Vilafant (Gerona) 

Un pasadizo interminable entre penumbras. Escaleras que bajan me conducen a una sala con tres puertas. Abro la del medio. Escaleras arriba, derecha, izquierda, estoy perdido como un ratón en la maqueta de un laberinto. Cada pasillo conduce a estancias vacías, grises, sin color, sin vida. El tiempo se escurre como un reloj de arena. Debo encontrar la salida como si mi vida dependiera de ello, es importante o mi condena será vagar por este viejo edificio hasta el final de mis días. Un paso más, nadie, una esquina, otro pasillo, estoy agotado. La angustia me invade¡€™Oigo un cuchicheo lejano. Adivino un hilo de luz y me apresuro a llegar, sudoroso, corro, mis piernas parecen no moverme del mismo sitio. Respiro al llegar y entrego el informe.
– Justito, justito, señor abogado. Estábamos cerrando ya, un día se le pasará el plazo y va a tener un buen disgusto.

 

 

Queremos saber tu opinión