Naturaleza vengativa

Antonio Alonso 

El concejal cerró la puerta del despacho y le pidió promotor que le enseñase la maqueta del proyecto, un hotel de hormigón, de sesenta plantas, en pleno centro del parque natural orgullo de la zona. Junto a tal aberración había un tres maletines, uno para el arquitecto, otro para el Secretario y otro para el Concejal. Las risas se oían desde la sala contigua. Tres años más tarde se celebraba la vista contra el arquitecto y el Secretario, sus abogados estaban desesperados, la policía había grabado aquella reunión, poco o nada que hacer por ellos. En el cementerio del pueblo había algunas flores marchitas en la tumba del concejal. En una visita a la obra, un camión de arena le vació su carga encima. El informe del forense dijo que no murió en el acto. El ya había recibido su condena, los otros tendrían que esperar…

 

 

Queremos saber tu opinión