Altas esferas

Pedro Hernando Menchaca 

‘-Adelante, puede pasar.
Entré en la gigantesca sala. El Gran Jefe observaba una maqueta del globo terráqueo con gesto de hastío. Sobre su mesa, un reloj de arena indicaba el tiempo restante para el comienzo del Juicio Final.
-A ver. Sorpréndame.
-V

 

 

Queremos saber tu opinión