Expediente perruno

Alejandro J. Pérez Morán · A Coruña 

Carlos no podía creerlo, pero estaba escrito en el expediente. Su cliente denunciaba al servicio de emergencias 061 pues, al parecer, no dieron crédito a la llamada que su cachorro de caniche había realizado desde el teléfono del domicilio. Debido a esta desatención su gata persa Cuqui pereció ahogada en la piscina. Increíblemente la providencia judicial aceptaba la causa. El juicio fue kafkiano, risas, lloros, ladridos… La astuta defensa atacó: -¿Disponen de flotadores en su piscina? -Si es así, ¿por qué su caniche Paqui no le arrojo un flotador a Cuqui? El 061 salió indemne pero Paqui paso el resto de su canina existencia entre rejas. Se había hecho justicia.

 

 

Queremos saber tu opinión