Cosas que unen

Rocío Sierra Aguilar · Santiago de Cudeyo (Cantabria) 

«Tu padre es importante, esta ocupado y tiene clientes que atender para poder mantener esta casa…» convincentes argumentos de mi madre para justificar el desastre de padre que me había tocado en suerte. «¡Los hombre no están para estas cosas! ¡Es que es abogado!» explicaba cómplice a las amigas, cuando, un año más, no asistía a mi fiesta de cumpleaños. Los regalos-decepción se iban acumulando, desde aquel cachorro Yorkshire que mordió a la abuela y le obligó a pasarse 2 semanas sentada sobre un flotador, hasta el teléfono movil «igualito igualito» al de Paris Hilton. Será cosa de la providencia, pero la primera vez que me detuvieron fue el día de mi 21 cumpleaños, mi padre no tuvo más remedio que ir a verme y dedicarme tiempo, auque sólo fuera para leer mi expediente. Desde entonces solemos repetir nuestra celebración padre-hija. Eso une.

 

 

Queremos saber tu opinión