Asdrúbal

José Aristóbulo Ramírez Barrero 

Cuando llamé por teléfono, la vieja que me atendió me aseguró que se trataba de un cachorro de aguas legítimo y linajudo. Paparruchas, Asdrúbal es una mezcla de razas a cual más vulgar. Una chanda criolla mezcla de lo peor. Pero, aclaro, no fue por el engaño que destrocé la tienda de venta de mascotas. Si leen el expediente de mi caso o su providencia, se enterarán que lo hice porque no quisieron hacer justicia. Asdrúbal, no es un can flotador y perdiguero sino un gozque que conoce al dedillo los vericuetos de nuestra ley. Traté de reivindicar el origen mestizo de mi perro, no me pararon bolas. Enfurecido, rompí lo que se me puso en frente. Me aprehendieron y encanaron sin escuchar razones. No obstante, ya se acerca mi hora. El juez me llama a juicio¡€™La cara que pondrán propios y extraños… ¡¨Adivinen quién será mi abogado?

 

 

Queremos saber tu opinión