LOS DE ATOCHA

FRANCISCO JAVIER LOPEZ MARTIN · MADRID 

El salón estaba abarrotado de abogados. En pocas ocasiones se habían autoconvocado de forma tan unánime. No eran tiempos de redes sociales, ni cachivaches electrónicos capaces de convocar en una plaza a miles de personas de forma instantánea. Pero siempre en Madrid, incluso en aquellos tiempos de candado y silencio, han existido maneras de difundir rumores, noticias, convocatorias.
El humo del tabaco lo inundaba todo y tal vez por ello, en las escasas imágenes existentes, el decano parece intervenir difuminado en la neblina. Sin embargo su voz no suena empalagosa cuando asume toda la responsabilidad de que los féretros de los compañeros fallecidos en el atentado sean velados en el Colegio de Abogados. Toda la abogacía de España tiene para siempre una deuda de sangre con los de Atocha, debió pensar. Toda España tiene desde hoy una deuda con Pedrol Rius, pensaron cuantos le escuchaban.

 

 

Queremos saber tu opinión