El Turno de Oficio es más Humano

MARÍA JOSÉ REGALADO BLANCO · Gijón, Asturias 

En el año 2.140 cuando la administración te llama a consultas puedes ponerte a temblar. Empiezas a cubrir formularios y, si no te fijas bien, una página patrocinada emerge entre las demás y firmas tu sentencia de muerte, un contrato con una empresa de telefonía o, incluso peor, una hipoteca. Todo ello bajo la inquisitiva mirada de un funcionario telemático de voz robótica. Por ello, es conveniente acudir con jurista. Y así hizo la ciudadana Justine. Una duda en un documento con un complicado baremo lleno de cifras y la voz metálica apremiante en el monitor monocromo. Miró a su abogado, rogándole asistencia, pero estaba petrificado. Sacó entonces un cargador del bolso, enchufó al letrado a la red y éste reaccionó finalmente: «Fir-me, sin pro-ble-ma». Con la cabeza gacha, obedeció mientras se lamentaba. Debería haber pedido ayuda en el turno de oficio: al menos allí los abogados todavía eran humanos.

 

 

Queremos saber tu opinión