El bolso de la Justicia

Maria Teresa Ganfornina Rus · Jaén 

El bolso de mi novia es un objeto sin igual. No hay cosa tan pequeña que tanto pueda albergar. Yo le pido cosas complicadas para verlo errar, pero aún no lo he conseguido por mucho empeño que ponga en la consulta a realizar. Y es que, además de esas cosas que toda mujer suele en él guardar, el de mi novia resuelve casos jurídicos con solo un botón apretar. Es telemático, me dice ella cuando me ve sorprendido con la cara de babear. ¿Ha de resolverse el contrato cuando la cláusula es de imposible final? Le pregunto. Y el bolso emite un mensaje -a modo de fax- respondiendo: “Querido ciudadano, hay vicio en el objeto y en la voluntad. Ha de resolverse sin más”. No sé qué baremo usa, ni cómo osa sentenciar, pero lo cierto es que lo hace y no lo hace mal.

 

 

Queremos saber tu opinión