Artículo 528

Carmen García-Gancedo García · Avilés 

Sentado en una cafetería sorbo mi café matutino mientras entre ojo y ojo al periódico, escucho conversaciones ajenas -Lo que te digo José, ¡ladrones del demonio estos abogados! – «Aquí está el listo de turno» pienso – voy a un despacho el otro día – relata de forma gratuita – cuento la demanda que me puso mi vecino Ramón, y como respuesta obtengo: «artículo 528». Me lee tres líneas y cobra cien euros ¡eso lo podía haber hecho yo! Y luego hablan de justicia… Me doy cuenta de que mi código civil sobresale del maletín. Ambos hombres me interceptan en un intento por esconderlo. – ¿Abogado? – pregunta – De oficio- respondo sabiendo que es lo que quiere oír – Buena gente, vosotros. Ignorante. Doy gracias de que el 528 sólo tenga tres líneas, preparar la defensa de Ramón me ha llevado innumerables horas. Creo que ganaremos el juicio.

 

 

Queremos saber tu opinión