A VIVIR LA VIDA

MANUEL MACHARGO FERNANDEZ · Madrid 

Estudié la carrera de Derecho, después de mayor, casado y con dos hijos, cuando obtuve la licenciatura, con treinta y seis años, y sin apenas hacer pasantía, porque las necesidades económicas me acuciaban, monté mi primer despacho, y me lancé al apasionante mundo del ejercicio libre de la profesión, me especialicé en el empalagoso mundo de las herencias, donde conocí anécdotas curiosas y algunas muy graciosas, pero en la mayoría de los casos, retorcidas, en las que cualquier cachivache era objeto de discusión y hasta enfados y riñas entre hermanos. Me hubiese gustado llegar a ser decano, pero lejos de ello, lo único que he conseguido es estar en deuda con mi familia, en especial con mis hijos, a los que no dediqué el tiempo que se merecían, así que hoy echo el candado al bufete, y ¡qué carajo!, a disfrutar de los nietos y a vivir la vida.

 

 

Queremos saber tu opinión