Imagen de perfilCualquiera

Miriam Jiménez 

564 kilómetros he recorrido para pasar del campo a la mar, ahora bien, no estoy de vacaciones ni tengo billete de vuelta. En innumerables ocasiones desde que salí de casa me he parado a pensar en qué momento mi vida se truncó y di el salto de abogado asentado en mi país a refugiado sin destino, apenas tres meses. La barcaza cochambrosa que nos ha puesto el mafioso del lugar dudo que aguante hasta Grecia, muchos de mis compañeros puede que perezcan, incluido yo. Instantes antes de zarpar, los 75 ilusionados prometemos reunirnos al otro lado de la alambrada. Ojalá.

 

 

Queremos saber tu opinión