Cinco palabras

Mercedes Sáenz Blasco · Mérida (Badajoz) 

A veces me pregunto quién será el abogado que elige estas palabras tan ridículas. E intento imaginármelo en las situaciones que le inspiran. Ahora mismo me parece estar viéndolo en el cumpleaños de su cuñado -un petardo campeón en contar chistes malos-. Lo aguanta estoicamente porque sabe que mañana, en cuanto despache el juicio por un lío de herencia, saldrá pitando a calzarse el bañador y las chanclas. Un fin de semana en Benidorm, esa será su recompensa. Va aprendiendo. Antes, cuando elegía palabras como jurisprudencia o cartapacio, sólo le premiaban con más trabajo.

 

 

Queremos saber tu opinión