SUEÑOS INFANTILES

MAYTE CASTRO ALONSO · VALENCIA 

Ayer fue mi cumpleaños. Mis amigos del cole me regalaron un diario muy chulo que se cerraba con un candado. La tía Moni vino a recogerme a la salida de clase. Pensé que mamá y papá se habían quedado en casa preparándome una fiesta sorpresa. Por el camino la tía Moni me dijo que mamá estaba en la cama con un ataque de ansiedad. Yo no sabía qué era eso y me dijo que era como si se hubiera tragado un tóxico y no pudiera respirar. Que ya se le pasaría. Llegamos a casa y papá tampoco estaba. Había una nota suya que decía: “Felicidades hijo, siento no poder estar ahí pero mañana tengo un juicio muy importante y debo trabajar hasta muy tarde. No olvides leer las instrucciones del regalo antes de jugar”. Me puse muy triste pero como soy casi mayor, no lloré (página 1 del diario).

 

 

Queremos saber tu opinión