Ilustración: Juan Hervás


Los presentes de mi cumpleaños

Miguel Sánchez Juaneda · Murcia 

El candado de mi vida se abre para dejar escapar otro año. Desde que nací, mi madre plantea mis cumpleaños como un trámite que hay que superar para alcanzar el objetivo. Su cara nunca refleja alegría, sino ansiedad. Hace dos años me obsequió con un bolígrafo bañado en oro. Al menos sé que no era tóxico porque me pasé toda una tarde mordisqueándolo. El pasado año me regaló la matrícula en la facultad de Derecho y todos los libros que se utilizan durante la carrera. Este año tengo encima de mi cama un traje gris, una camisa de seda, una corbata, un par de zapatos y un maletín de piel… Y sin instrucción alguna de cómo utilizarlos. Si de ella dependiera cumpliría los años de tres en tres. Me pregunto, ¿qué tendrá pensado regalarme el año que viene cuando cumpla los cinco?

 

 

Queremos saber tu opinión