El ritual

Juan Carlos Colás Ruiz de Azagra · ZARAGOZA 

Desde que la ingesta, por error, de un producto tóxico le produjese una afasia permanente, el día de su cumpleaños ejecuta un mismo ritual, como si de una instrucción militar se tratase. Trás soplar una vela roja, se incorpora, se acerca lento pero firme a la cómoda y saca una caja, de la que nadie recuerda su origen. Con mano temblorosa y cierto grado de ansiedad abre el candado que protege su contenido. Extrae una cinta de video, mi primer juicio oral como letrado. Se sienta con dificultad en su sillón orejero y le da al play. Lo observó y, en el momento de mi alegato, noto como iergue la espalda, aprieta los puños y mueve tembloroso la pierna derecha. Al acabar me mira y sonríe levemente. Mi abuelo también fue abogado.

 

 

Queremos saber tu opinión