American Dream

Rubén Gozalo Ledesma · SALAMANCA 

La ansiedad se palpa en los juzgados. El juez de instrucción está a punto llegar. Y yo todavía no he hecho las tareas. Son la siete de la mañana y faltan tres días para mi cumpleaños. Hace años que nadie me felicita en el trabajo. Solo soy la mujer de la limpieza. La que quita el polvo, pasa la aspiradora, vacía las papeleras y restriega la mierda que dejan otros. Hay días en que lamento haber emigrado a Estados Unidos para buscar el sueño americano. Cada mañana la rutina es la misma. Abro el candado del trastero, cojo la escoba, la fregona y el carrito con los productos de la limpieza y desinfecto la sala. El amoniaco es tóxico, lo sé, pero es la única manera de quitar el hedor a muerte que desprende el banquillo de los acusados.

 

 

Queremos saber tu opinión