Paz, hermanos

Carolina Navarro Diestre · Zaragoza 

Detesto las palabras guerra, arma, soldado,… y en su momento fui objetor de conciencia. Desde pequeño he rehuido las peleas y la Declaración Universal de Derechos Humanos es mi libro de cabecera. Y es que nos quedaríamos cortos si me definiera solo como un tipo pacífico. Podría decirse que me da alergia la violencia. A menudo -no solo en esta ocasión- he sido testigo de atrocidades que han tenido lugar frente a mí, y nunca he movido ni un pelo. ¿Cobardía?, me pregunta usted. Para nada. En ninguna parte está escrito que un hombre tenga que inmiscuirse en conflictos ajenos, o socorrer al más débil. ¿Cómo dice? ¿Que sí está escrito y por eso me encuentro hoy aquí? Mire se lo repito, yo soy un tipo pacífico, tranquilo por antonomasia. No me venga de nuevo con esas gaitas del delito de omisión…

 

 

Queremos saber tu opinión