Nota

Agustín Martínez Valderrama · Gavá (Barcelona) 

Apreciados clientes: Salgo un momento al bar de la esquina a mirar el número de la once. Hace ya muchos años que juego cada día al mismo. Hasta la fecha la suerte nunca me sonrió, pero hoy tengo un pálpito. Si toca, cerraré el bufete y colgaré la toga. Atrás quedaran cientos de pleitos, innumerables litigios y un sinfín de juicios. Libre, como un soldado sin fusil, desertaré a un lugar remoto. Compraré una casita cerca del mar y un velero bergantín. De nombre le pondré “Libertad”. Pasaré el resto de mi vida navegando y pescando chanquetes. Sólo, lejos de todo, sin más testigo que mi sombra. La brisa aliviara mi alergia, el reuma y las dichosas hemorroides. Firme, no pienso echarme atrás. Y así, mediante esta declaración, lo dejo escrito. Aunque si al final, la fortuna me es esquiva, volveré en un periquete. Ruego disculpen las molestias.

 

 

Queremos saber tu opinión