La venganza

Mathias González Mujtarian 

El único testigo de lo sucedido era aquel pequeño soldado de plástico que se encontraba en la habitación. Sin contar los osos de peluche y las muñecas de pelo rubio que se encontraban encima de la repisa, pero lejos del lugar del crimen. La declaración del soldado fue contundente al acusar a la pequeña Christine de asesinar a sangre fría a “Panda”, arrancándole la cabeza, luego los brazos, y por ultimo ahogarlo en una pequeña bañera. El juez dejo en libertad a la acusada por falta de pruebas materiales y archivaron el caso. La alegría de aquel cuarto nunca volvió a ser la misma. Hoy, a 3 años de la muerte de “Panda”, la culpable de aquel crimen sigue libre y cometiendo muchos asesinatos a diario. Un pequeño escrito bajo la cama con el lema “La venganza se aproxima” es el único aliento para los juguetes.

 

 

Queremos saber tu opinión