Juicio a Ares

Miguel Ángel Moreno Cañizares · Alcorcón (Madrid) 

El líder supremo de los dioses, Zeus, sometió a juicio sumarísimo a su propio hijo, Ares, por provocar las guerras entre los mortales. Estaba escrito que el destino enfrentaría a ambos en la gran prueba final. El soldado más sanguinario de aquel tiempo avanzó hacia el estrado, con gesto altivo, y expuso orgulloso su declaración de principios. Un tratado sobre la crueldad. Afrodita, la otra hija de Zeus, fue llamada como testigo. La diosa del amor y la belleza confesó su alergia a tan despreciable ser, con lo que sus palabras decantaron el veredicto. Ares fue condenado a vagar por el universo, sin rumbo, por los siglos de los siglos. Sin embargo, a menudo se deja ver por el planeta Tierra, para desgracia de los hombres.

 

 

Queremos saber tu opinión

1 comentario