Como Perry Mason

Beatriz Ros Nieto · Rubielos de Mora (Teruel) 

¿Imaginan la cara de aquel campesino chino que, en 1974, descubrió enterrado un soldado de terracota a tamaño natural? Esa cara es la que debí poner cuando el testigo empezó a hacer su declaración: el respetable arquitecto sacó un escrito donde llevaba anotados nombres, fechas y datos que comprometían a las más altas esferas. Fue impactante e inesperado. ¿Por qué había guardado hasta ahora esa información?, o lo que quizás era peor ¿por qué tenía que pasar en uno de mis casos?. Honestamente: ya había pasado el tiempo en que todo abogado quiere tener un caso espectacular, propio de la serie “Perry Mason”. Yo sólo quería dejar mis casos cerrados y jubilarme dignamente, en poco más de tres meses, haciendo “mutis por el foro”, y marcharme a la Sierra, el único sitio donde se alivia mi alergia crónica al polvo. Mientras el testigo hablaba yo pensaba: ¿qué hago aquí?.

 

 

Queremos saber tu opinión