UNA SIESTA INOPORTUNA

GLORIA CUTILLAS PRIETO · JAEN 

“Necesito unas vacaciones!”….sí, por fin, ha salido de mi boca la dichosa frase; llevo meses pensándola, diciéndosela mentalmente a mi jefe en el bufete donde curro como un desesperado día tras día. La mirada del mandamás es como la de un sargento de caballería…, a pesar de lo cual continúo, flaqueando: “sólo unos días, un poco de sol, el azul del mar, unas cervecitas, el chiringuito aquel donde ponen ese magnífico arroz con bogavante…”, se me hace la boca agua…Me muevo, me agito, quizá ya voy en el avíón, con el resto de pasajeros…, me zarandean…”Azafato!”- grito con ansiedad….”Letrado, por favor, que se ha dormido usted en mitad de la Audiencia, y deje de llamarme azafato, coño, que soy el agente judicial”!!

 

 

Queremos saber tu opinión