UN TALENTO SINGULAR

JAVIER ACÍN BIOTA · BARCELONA 

Mientras espero en la sala de embarque rememoro los años que llevo ejerciendo la abogacía, período en el que he desarrollado una habilidad inusual: el don de la predicción, un ojo clínico la mar de fiable. En el trajín del día a día, me basta leer la documentación correspondiente a cualquier caso para pronosticar cómo evolucionará: si con una solicitud de desistimiento o una moratoria; si con una sentencia de condena o una de absolució& tanto da la materia, pues mi†sexto sentid trabaja con la precisión de un escalpelo y siempre acaba dando en la diana. Por megafonía una voz argentada anuncia la†salida del vuelo 716 con destino Río de Janeir. Ahora sé que van a esgrimir razones de peso contra mí de las que no podré defenderme, de modo que ha llegado el momento de poner tierra de por medio. Las playas de Copacabana me aguardan.

 

 

Queremos saber tu opinión