SU PRIMER CASO

Mayte Campos Anglés · Blanes (Girona) 

Falta poco para que mi hijo se convierta en un señor licenciado en derecho. Todos me felicitan anticipadamente, pero yo estoy cada día más caviloso. Me he pasado la vida trabajando en el cultivo y en la recolección de la remolacha; me satisfacía pensar que endulzaba la vida a la gente. Pero ahora resulta que, según mi hijo, soy un hombre explotado. Tal es mi desasosiego que prefiero que no venga a visitarme. Cuando anda por casa no para de repetirme que yo seré su primer caso. He pasado de ser un padre a ser un caso, y de ser un feliz trabajador a ser un esclavo. Sé que le voy a decepcionar, y en última instancia estoy dispuesto a pedirle disculpas porque me encanta que me exploten, pero su primer cliente se lo tendrá que buscar en otra parte, lo más lejos posible del pueblo.

 

 

Queremos saber tu opinión