RíAS BAIXAS

Arantza Portabales Santomé · Teo- A Coruña 

Cójase una esposa despechada. Añádase un bogavante, a ser posible, de la ría. Un marido liado con una azafata. Raticida. Agítese y sírvase. El resultado ya se lo imaginan. El marido en la UCI. La azafata desaparecida. Y la esposa rogándome que defienda lo indefendible. Sobre todo después de su confesión ante el sargento. Yo, que cuando empecé la carrera, me veía como juez estrella en la Audiencia Nacional, no puedo aceptar un caso que acabará con mi impecable reputación como penalista. Siempre rechazo los casos imposibles. – IM-PO-SI-BLE- le repito. – Lo harás. En primer lugar porque sabes que la culpa es de ese malnacido. ¡Treinta años de matrimonio tirados a la basura por un idilio pasajero! En segundo lugar porque soy tu madre. Y en tercer y último lugar…. Dirigió su mirada a mi plato. Escupí los restos de empanada de zamburiñas. De la ría. Apuesto que sí.

 

 

Queremos saber tu opinión