Mi primer trabajo

Francisco Sena Fernández · Madrid 

Un gran rótulo decía: S¡µNCHEZ Y ASOCIADOS, ABOGADOS. Civil, Penal, Laboral, Mercantil, Penal y Fiscal?. Esto es grande, pensé. Traspasé la entrada y, tras un mostrador, zurciendo con una aguja de ganchillo, estaba Ramona, señora gorda que hacía de secretaria y recepcionista.¡€™Vienes por el anuncio??, me dijo.¡€™Sí, señora?, le contesté. De la habitación interior, única que componía el despacho, salió don Laureano, de avanzada edad y aspecto desaliñado. Tras el saludo inicial, me puso al corriente de mi trabajo como pasante:¡€™éste es un despacho ecléctico, en el que abarcamos todos los campos del Derecho; bajo mi tutela, aprenderás lo necesario para llegar a ser un gran jurista?. Como opositor a juez fracasado, para mis adentros pensé:¡€™se acabó mi desamparo?. Me puso a hacer fotocopias y así estuve durante los tres meses siguientes. Nunca vi entrar a nadie. Cuando salí de allí puse un negocio de copistería.

 

 

Queremos saber tu opinión