MI LEGADO SOLIDARIO

Juan José Gavira Lozano · MALAGA 

Sucedió una jornada más en el sueño del mundo hasta volverme a encontrar de nuevo en aquella escribanía fedataria. Entretanto mi acervo se conmovía y mi tacto se desdoblaba, yo redactaba mi más íntima sucesión. Aún parpadean aturrullados esos momentos en las aristas de mi designio, esperando que mis preferencias deserten otra vez a mi despacho de asistencia letrada. La tinta ocupa su lugar y renuncia su falta de proclividad, despreciando saber; y espera remordimiento en el tiento de su pluma afilada por la itinerancia. Rebozos de sensaciones en la bandeja de lo transitorio, entre el murmullo de quiméricos jurisconsultos ante el cálculo de su apelación, acaudillan mi estancia. Y yo, sólo aguardo ser mi heredero con la venia de mi eco vacante y ocupar ese escaño vacío en mi propia memoria defuncti ¡Que tengas suerte romano prudente… !

 

 

Queremos saber tu opinión