MI «EX»

ISABEL PÉREZ MOÑINO-ARANDA · MADRID 

Ocurrió frente al mar una cálida noche de primavera. Inerte, pero más vivo que nunca, me miraba compasivo mendigándome un amor que ya no existía. ¡l intentó esgrimir sus argumentos de la mejor manera posible. Sus «ojos» de portada me suplicaban encarecidamente que no lo hiciera y los recuerdos de todos los instantes que habíamos vivido juntos, llegaron a mi mente intempestivamente. Pero ya no había marcha atrás, la decisión estaba calibrada. La carta de desistimiento se encontraba plasmada en el anverso de sí mismo y no se había dado cuenta hasta ese día. Me gustaba hacer bien las cosas, tal y como él me había inculcado. «Me despido de tí, y del trajín de los días sin descanso, y de los clientes que no pagan, y de los monitorios y de los verbales y de los divorcios… Lo siento mi querido Código Civil. Lo siento».

 

 

Queremos saber tu opinión