LECCIÓN DE HUMILDAD

MIGUEL ÁNGEL GARCíA RODRíGUEZ · Valladolid 

Todos encienden el ordenador y se buscan. No se encuentran. Pero uno de los nombres les resulta familiar. Al instante, todo el bufete es una esperpéntica manifestación de reacciones: el de Laboral estrella su cabeza repetidas veces contra el teclado, barajando mientras tanto la surrealista posibilidad de convocar un referéndum en la oficina para echar a aquel hombre de allí; la de Sucesiones, mirando al cielo, recita de memoria una bienaventuranza –bienaventurados los mansos, porque ellos heredaran la tierra–; el de Penal, que siempre se burlaba a su costa al verle leyendo un libro en los descansos, se pregunta si aquella situación no era de juzgado de guardia. Y es que, ellos, titulados universitarios, no solo no habían sido seleccionados, sino que el de la limpieza, al que presuponían casi un analfabeto, había ganado el concurso de relatos de ese mes.

 

 

Queremos saber tu opinión