LA JUSTICIA NO ENTIENDE DE ECONOMÍA

PEDRO ANTONIO GONZALEZ JIMENEZ · ALCALÁ DEL JÚCAR (ALBACETE) 

Sentado frente a mi escritorio, reviso con desazón algunos documentos, con continuas miradas a la entrada buscando al cliente que me salvará el día o por qué no… la semana. La bucólica idea de abrir un despacho en un pequeño pueblo a media hora del Juzgado de Primera Instancia más cercano, pretendiendo acercar la justicia a la zona rural, comienza a difuminarse, y empiezo a añorar el bullicio de la ciudad. De repente, llaman a la puerta, es Pascual, un viejo hortelano que vive calle abajo. Le han quitado del huerto unas plantas de remolacha y me trae como presente, como si tuviera que pedirme una disculpa al solicitar mis servicios por tan nimia falta, tanta o más remolacha de la que le han hurtado. Perplejo, hallo en su mirada la razón por la que abrí el despacho en esta pequeña localidad… la justicia no entiende de economía.

 

 

Queremos saber tu opinión