La estrella de sheriff

federico perez de las heras · Segovia 

Mi madre siempre cuenta que ya desde bebé se me notaba la vocación por la justicia. Luego pasé toda mi niñez disfrazado de sheriff, en constante persecución de los forajidos más malvados. Ahora, cuando me miro al espejo y veo al joven abogado que soy, pienso que no he cambiado tanto. He modernizado mis técnicas, por supuesto. He sustituido las esposas con las que inmovilizaba a mis enemigos de la infancia por los embargos, que bien pensado, cumplen la misma función. Tampoco me ajusto a mis caderas las pistolas de plástico nacaradas, pero me enfrento con igual valor a los modernos pistoleros, que, a mis ojos, tienen tantas cicatrices y parecido afán de lucro que los que habitaban en mi imaginación infantil. Por eso cuando me pongo la toga, y entro a batirme en duelo en las vistas, llevo siempre conmigo aquella estrella de sheriff.

 

 

Queremos saber tu opinión