INFARTO

FERNANDO RODRIGUEZ ARECES · ALCALA DE HENARES (MADRID)ALCALA DE HENARES (MADRID) 

Habitación 211, Hospital Central: allí estaba, en el balcón de mi memoria. En semivigilia, se agolpaban en mi mente los pleitos, los recursos, los plazos, las reconvenciones, las pruebas, las diligencias, las conclusiones, las apelaciones, las quejas, los incidentes, las medidas cautelares, las costas, las tasas?Sí, todo aquéllo habia tenido su manifestación en forma de infarto. Desde aquél mar revuelto no alcanzaba a ver la costa. En esos instantes me pareció vislumbrar una estrella, a través del reconocimiento de la voz de mi mujer, pidiéndole a la enfermera que revisara la via y comprobara el nivel de la botella de suero. Enseguida comprendí que habia habido un referéndum en casa sobre mi continuidad al frente del despacho, aunque fuera en falso. Nada más despertar, pregunté por el caso que me habia ocupado los últimos meses. Supe, entonces, que moriría con la toga puesta.

 

 

Queremos saber tu opinión