El juicio paralelo

Maria del Mar Segura Lana · PALMA DE MALLORCA 

¿Será verdad que es el fin de los días? Desde los calabozos del juzgado oigo el alboroto de la gente por las calles. Un noticiario nacional advirtió de la amenaza de un meteorito. Por la ventana enrejada puedo ver a un viejo encorvado, con apariencia de brujo, que habla a voces sobre el fin del mundo, advirtiendo que es un castigo a nuestra desobediencia y dando alimento con sus palabras a los más derrotistas. Ahora me siento parte de ellos, sudoroso y con un vaquero raído. ¿Cómo pude, siendo abogado, darle una paliza a un cliente?, ¿cómo pudo, ese bastardo, sufrir una parada cardiaca justo después? Si hoy es el día del Juicio Final me aplastarán estas cuatro paredes y harán las veces de sentencia condenatoria, si no, otro juicio mucho peor se encargará de mí de una forma más lenta y dolorosa. Piedra, papel o tijera. Elijo piedra.

 

 

Queremos saber tu opinión