El confidente ideal

Montse Rubiales Méndez · San Pedro y San Pablo, Tarragona 

Un taxista y su cliente. -¡Atasco por una manifestación! Y todo por un referéndum¡€™No llegará a tiempo?dice el taxista. -No me importa. No tengo prisa. Ahora lo que necesito es que alguien me escuche. -Necesita un amigo. -Un amigo acaba contándote sus problemas. -Una mujer. -¡Todas te traicionan! -Entonces un psicólogo. -¡Nada de eso! Saldría de su consulta con más problemas. Busco a alguien que no me juzgue. -¡¨Su madre¡€™-¡Mi madre no me entendería, y nunca me daría la razón! -Un camarero le escuchará, le dará consejos y nunca le traicionará. -¡Un camarero! Un camarero no se implica. Necesito a alguien que esté conmigo hasta el final, alguien que crea en mí a toda costa. -Así que necesita a alguien que le escuche, que sea resolutivo, que no le juzgue y que siempre le de la razón. -Exacto. -Entonces lo que necesita es un abogado.

 

 

Queremos saber tu opinión