Ejercicio de conciencia

Aitor Molina Zapata · Barcelona 

De repente, un joven desató el estruendo en la Antigua Audiencia, el muchacho de apenas 25 años, vestido con un jersey rojo y unos vaqueros desgastados, se erigió en mitad del juicio y pronunció un discurso animando a los asistentes a la desobediencia civil, aludiendo al deseo del fin de la dictadura burocrática. El juez avisó de manera continua al acusado pero el seguía agitando las conciencias de los allí presentes. Su único delito era el de desorden público y el objetivo de éste fue su voluntad de comparecer ante el juez para poder pronunciar esta prédica, él era abogado y estaba en contra del sistema judicial del país.Finalmente fue expulsado de la sala. Al cabo de un tiempo su convicción se comparó con la de un brujo gurú y su discurso aún es alimento de discusión entre los letrados de la audiencia.

 

 

Queremos saber tu opinión