DESAHUCIO EN PASCUA

CIRILO RODRÍGUE FRÍAS · Santa Cruz de Tenerife 

Querido compañero: Como sabes, mi vida personal y profesional ha sido un fracaso. Ser buen abogado requiere muchas cualidades, una de ellas ser un poco audaz, y yo, me conoces, nunca he tenido carácter. El banco me ha declarado vencido el préstamo, por la célebre cláusula de impago de cuotas, y lo ha ejecutado. Acaban de lanzarme del despacho, mi legítimo medio de vida. No respetan ni la Pascua. No puedo más. El hombre es un lobo para el hombre ¿recuerdas, Hobbes, nuestras noches de vigilia y estudio? Acabo de releer «El Principito», y me ha confirmado en la idea de que no vale la pena vivir en este mundo. Mi verdadera vocación fue la literatura, el derecho fue un desvío. Por favor, envía estas líneas al concurso de microrrelatos del Consejo de la Abogacía. Puede que consiga mi primer premio literario a título póstumo. Hasta siempre.

 

 

Queremos saber tu opinión