CRECIMIENTO PERSONAL

Pilar Clemente · Barcelona 

Desconfiaba de los abogados, por eso mi profesor de crecimiento personal, después de esgrimir un sinfín de argumentos, me guiñó un ojo y me dijo: frecuéntelos, si quiere crecer tiene que saltar ese muro. Y así lo hice, en medio de un mar de recelo caminé hacia el juzgado de instrucción y me senté en el bar de enfrente a estudiar el trajín de aquellos cuervos. Tras un mes tomando café en la barra, conocía el nombre y apellido de los imputados, los acuerdos entre letrados, las sentencias antes de que se dictaran, quién hacía vacaciones en agost& Suficiente para saltar el muro, me dije, así que cuando recibí la factura de la academia de crecimiento personal me acogí al derecho de desistimiento, sin pestañear.

 

 

Queremos saber tu opinión