Común acuerdo

TOMAS HERNANDEZ LECUONA · MAJADAHONDA (MADRID) 

«Buenos días, me llamo Napoleón Bonaparte, enviaré mis tropas a luchar contra mi ex mujer», me dijo mi cliente. Era la segunda vez que venía a mi despacho especializado en civil, la primera, vino disfrazado de Mahatma Gandhi, asegurando que quería donar todos sus bienes a su ex mujer para llegar a un acuerdo. Traté de encauzarlo diciéndole que si se metía tanto en el papel, lo único que podríamos discutir ante el juez era quien se encargaría de su tutela cuando le declararan incapaz, quedando sus hijos en probable situación de desamparo vistos los antecedentes de su mujer. Había que buscar una postura ecléctica: él debía ser José Pérez, recién divorciado que solo quería un acuerdo justo para las dos partes. Cuando se fue de mi despacho, mientras con la aguja cosía mi desvencijada toga, me pregunté¡€™si este tampoco me paga, seré Ghandi o Napoleón?¡€™

 

 

Queremos saber tu opinión