Computador Gamma

Daniel Aznar Alonso · BARCELONA 

Me contaron que en el siglo XXI aún las personas se encargaban de la defensa, acusación y sentencias de los procesos judiciales. Se les llamaba abogados y jueces, creo recordar. Debía ser un verdadero jolgorio. Ahora, dos siglos después, todo es diferente. El computador Gamma, cuya titularidad es del Ente Estatal, hace las funciones de administración de justicia, mientras que la llamada “red de ciudadanos preferentes”, que incluye a toda la sociedad que pasa los controles psicotécnicos pertinentes, procesamos a cualquier persona que queramos y votamos las sentencias. Si hay una condena, funcionamos como accionistas de la misma, haciéndola cotizar al alza o a la baja. Todos recordamos ahora cuando, hace tres años, en el fatídico “día el ocaso”, nos acusamos y condenamos todos entre todos a un día de prisión, y el pánico nos hizo elevar la cotización de la pena a doce años. Quizá el sistema esté fallando.

 

 

Queremos saber tu opinión