Cliente de cordura y altura

José Antonio Ruiz Conde · Sanlúcar de Barrameda. Cádiz 

Cumpliendo fiscales obligaciones trimestrales, como todo profesional, oí por la ventana: “Soo, bravo Rocinante”. Será el calor, pensé. Pero dijo: -¡Abrid puertas deste vuestro palacio!, que buena fama de vuestras artes en leyes atraviesa la península. Que por vizcaínos vengo recomendado, y aquí he venido, a las playas de Sanlúcar, tierra del buen noble que otrora me armara caballero. ¡Mas no a comer bogavantes, sino a exigiros audiencia!. Sorprendido, escuché: -Encomendaros dar legal forma escrita dela ínsula que por liberalidad dejaré a mi escudero, próximo gobernador della. Ese es vuestro donoso fin conmigo, y hágase tal cosa con altas autoridades que tocaren, llámense sargento, alcalde o escribano. Que es sabido que no existe caballero bien llamado tal, si no tuviere fiel escudero; no como los ahora mal llamados azafatos en pájaros de hierro, donde van tantos pasajeros como de maleantes cuenta he dado sobre mi rocín. Pase vuestra merced, respondí.

 

 

Queremos saber tu opinión