Carne de Turno

Gloria Franco Rodríguez · Ponferrada (León) 

No le quito ojo al teléfono de la guardia, pero nada, no suena. Tres guardias ya sin asistencias, creo que este verano tampoco veré el mar. Aún recuerdo aquellas guardias con tanto trajín, llamadas a horas intempestivas, de comisaría al cuartel, del Juzgado al despacho, correr de un sitio a otro y recibir broncas en todos, “letrada, la estábamos esperando”. Cabrearme por lo inflexible que es el Fiscal, esgrimir la presunción de inocencia, repasar una y otra vez el 503 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal en busca de inspiración y sufrir con mi asistido porque todo indicaba una temporadita en Mansilla. ¡Qué buenos tiempos aquellos!. Mientras el teléfono siga empeñado en no sonar, me conformaré con la vía civil, las largas demandas, los señalamientos a muy largo plazo, los desistimientos del día de la vista, la condena en costas y las charlas con los procuradores durante las esperas. ¡Ay!.

 

 

Queremos saber tu opinión