Vista en Melilla

M¡¦. Carmen Aceña de Mesa · Ajalvir (Madrid) 

Llegué al Juzgado apresurada, que al igual que el de Madrid, parecía una fería comercial, con abogados entrando y saliendo de las salas de vistas, haciendo encaje de bolillos para llegar a tiempo a todas partes. Y aquel tipo, con el cigarro en la mano; ¡pero no se han enterado de que no se puede fumar¡. Me llaman por teléfono….¡no te preocupes el barco saldrá tarde¡. Estoy agotada porque me habré venido a Melilla a defender a un tipo como este, que es más culpable que carracuca. Entro en Sala, increible no me da tiempo a nada, ¡ y el Acusado¡, dice el Magistrado. El funcionario pregunta, y resulta que no vino en la conducción. No me lo puedo creer vine de Madrid a Meilla a un juicio y me lo suspenden.

 

 

Queremos saber tu opinión