¿Justicia?

Jorge Mondelo Tamayo · Santiago de Cuba 

Usted sale a la feria todos los domingos con su familia a “matar el estrés”; yo salgo cada día sin ánimos a luchar la comida de mi pequeña manada. Usted pasea en su barco y nada en las piscinas de lujosos hoteles mientras yo me ahogo en la miseria dueña de mi vida. Usted fuma cigarros Montecristo y al mismo tiempo yo consumo lo poco que queda de mis uñas que caen víctimas de mi desesperación. Usted viste con encaje y otras telas finas como yo luzco los mismos harapos de siempre. Usted estudió en La Sorbonne; mi madre me enseñó a leer, mi padre me enseñó a trabajar. No me recrimine de tal modo, Señor Juez; entre usted y yo -un acusado más ante sus ojos- hay mucha diferencia. Jamás podrá entender por qué lo hice.

 

 

Queremos saber tu opinión