AMNISTIA INFELIZ

PABLO DOMINGUEZ CARDEÑOSA · MATAELPINO (MADRID) 

VOY PRESO EN UN BARCO QUE ESTÁ LLEGANDO A CÁDIZ. EN LA FRÍA MAÑANA DE MARZO VUELVO A REPASAR, FEBRIL, MI DEFENSA. HE SIDO ACUSADO EN LA HABANA DE GRAVÍSIMO DELITO CONTRA LA CORONA. LOS HECHOS TIENEN PERFECTO ENCAJE EN EL TIPO. SIGO SIN ENCONTRAR EXIMENTES O ATENUANTES. SIN DUDA SERÉ DECLARADO CULPABLE. ARROJO NERVIOSO EL CIGARRO AL MAR. MIS OJOS SE LLENAN DE LÁGRIMAS. ME ESPERA LA SECA HORCA. EL NAVÍO ATRACA CON PEREZA EN EL PUERTO. EN LOS MUELLES PERCIBO AMBIENTE DE FERIA. REPIQUETEAN ALEGRES CAMPANAS. CENTELLEANTES COHETES ESTALLAN EN EL AIRE. GRAN FIESTA. NO PUEDO SOPORTARLO. ME DESESPERO. COMO EL RAYO ME ARROJO SOBRE LA BAYONETA DE UN SOLDADO. EL ACERO CUMPLE EN MI PECHO SU MISIÓN. LARGA AGONÍA SOBRE LA BORDA. ALGUIEN SE ARRODILLA A MI LADO. DICE: ¡POBRE DESGRACIADO!.¡SI HUBIERA SABIDO QUE FUE AMNISTIADO AL APROBARSE «LA PEPA»!. SONRÍO HELADAMENTE A LA NEGRA ETERNIDAD.

 

 

 

Queremos saber tu opinión