Intenti fallido

Rosa María Cáceres Hidalgo de Cisneros · Orihuela (Alicante) 

Para la asistencia a la vista en el Juzgado se esmeró más que nunca en su arreglo personal, se vistió con un traje de diseño italiano, de impecable corte y color discreto, una camisa blanca y una corbata de seda en suaves tonos. Se trataba de no enviar ninguna señal de agresividad mediante su aspecto o su indumentaria. Se peinó muy bien y ensayó gestos y miradas ante el espejo. Era el clásico lobo con piel de cordero, pero había olvidado recomendar a los de su banda que no aportaran por allí, y menos cómo lo hicieron, enarbolando pancartas con la frase: “Vuelve pronto, padrino”. No hubo forma de convencer a los abogados y al juez de que todos aquellos tipos patibularios ya talludos eran ahijados suyos y por eso- no por otra cosa- lo llamaban “padrino”.

 

 

Queremos saber tu opinión