Estrategia procesal

Juan Manuel Ruiz de Erenchun Astorga · Barcelona 

Existen dos clases de abogados: los doctos juristas de elocuente discurso y los privados de talento doctrinal. Yo soy de los segundos, aunque suplo mi deficiente pericia con malas artes y ningún escrúpulo. Ejemplo: faltando escasas jornadas para mi personación en una importante vista de la que no podría salir victorioso, una señal ganadora me facilitó el resultado. Inauguraban al lado de mi despacho, un pub de alterne de frío diseño pero calurosas chicas. Acudí al local espoleado por la propaganda de ofrecer copa y carantoñas gratis. Tras tomar cava y palpar la incidencia de la fuerza de la gravedad en los pechos de varias muchachas, excusé mi asistencia al reservado. Fue entonces cuando en un rincón divisé, amorrado a una mulata de poderosas curvas, al Juez de mi causa. Me acerqué a saludarlo, haciéndole sin disimulo varias fotos con mi móvil. Al despedirme, le di recuerdos para su esposa.

 

 

Queremos saber tu opinión