Abogada recién licenciada

Isabel Vilaseca Boixareu · Barcelona 

Últimamente paso largas horas ante el ordenador en busca de un trabajo estimulante y mínimamente bien pagado. Al anochecer, descanso escribiendo relatos breves sobre abogados. Y pensar que mis padres, siempre tan pragmáticos, me prohibieron hacer diseño o humanidades para arrojarme al mundo del Derecho… A menudo, recibo noticias de antiguos compañeros de clase. Ayer precisamente me llamó un buen amigo, uno de los que sobresalía por su religiosa asistencia a clase. Me habló sobre su primera vista. Decepcionante, parece que no hubo personación de la otra parte. Aprendí mucho de esa conversación, más incluso que cuando salgo por ahí de conferencias. El lunes fui a una en la facultad. Tomé el 74, como siempre, y, entre señales de tráfico, me embarqué en una ferviente conversación con el autobusero sobre los violadores, los terroristas y sus derechos. Una vez más sentí que ser abogada es algo más que un trabajo.

 

 

Queremos saber tu opinión