Mi inolvidable boda

Zaida Muñoz Cerezo · Murcia 

El día de mi boda todo fue de mal en peor, los invitados no llegaron a la ceremonia porque el autobús que contratamos pinchó en la autovía, y yo, que había alquilado una diligencia para que me llevara me quedé con caballos y sin invitados, ¡tuvimos que pedir a dos personas que pasaban por la calle que hicieran de testigos¡ Además, al hacernos las fotos en un bosque el fotógrafo tropezó y se cayó en el riachuelo, el mismo que, según él, daría un toque de color estupendo al álbum; y ya, para colmo, en la celebración, apareció una bala en la sopa de mi suegra ¿es que no podía ser un pelo, o una mosca? Ahora bien, y gracias a las leyes, con las indemnizaciones de la compañía de autobuses y del restaurante nos pudimos comprar un coche y adelantar unos cuantos plazos de la hipoteca

 

 

Queremos saber tu opinión