El encargo

Verónica Frizan · Río Gallegos (Argentina) 

¡Pará Méndez! ¡Pará! ¡Te juro que cumplí! Lo tiré al riachuelo ese… si… tal como me pediste… Le metí una bala en el mate, entre los ojos… ¡Creéme!… En la boda de su hermana. Si, si, con silenciador. Nadie me vio ¡te juro!… Al Gordo solamente llevé… ¿Cómo que para qué? ¡Para que me ayude a meterlo en el baúl del auto, Méndez! ¡Pará, loco! ¿De qué diligencia me hablás? ¿Qué? El Gordo, ¿soplón de la ley? ¡Vos estás de la cabeza, Méndez! ¡Calmáte, viejo! Tranquilo que es conmigo con quién estás hablando. Bajá el chungo. El trabajo está hecho, confiá en mí. El abogaducho ese ya no dará problemas.

 

 

Queremos saber tu opinión